Cómo guardar tus cosas para no tener que buscarlas

Cuando tenemos demasiadas pertenencias, nada es más molesto que no acordarnos de donde las dejamos y justo en el momento en que más las necesitamos. Ponemos la casa entera de cabeza causando más desorden, solo para encontrar un objeto o dos. Es por eso que la organización es muy importante, aunque a la mayoría de la gente le da una enorme pereza.

Cómo guardar tus cosas para no tener que buscarlas

Por eso, pon en práctica los siguientes consejos para que no tengas que limpiar a menudo y siempre encuentres las cosas donde las dejaste.

Guarda tus cables en el mismo lugar

Entre las cosas que más problemas suelen dar más problemas están los cables, todos esos cargadores de teléfonos y demás que se enredan y nos estorban. Para evitarse problemas, es mejor mantenerlos enrollados y almacenados en el mismo lugar. Puedes aprovechar las cajas de galletas o frascos que te sobran, ¡inclusive hasta los tubos de papel higiénico para que se queden en su lugar!

Los ordenadores de zapatos son más útiles de lo que crees

Esos organizadores de calzado que suelen colgarse de forma vertical en las puertas, también te pueden servir para maximizar el espacio en un armario pequeño. Y dentro de sus compartimentos puedes poner medias, ropa interior y demás accesorios íntimos, para localizarlos de inmediato.

Aprovecha hasta el más mínimo espacio

Cualquier espacio puede ser empleado para la organización y aún más si reciclas muchas de las cosas que tienes para transformarlos en contenedores, como las cajas de zapatos, las de cartón o madera, y los frascos.

Guarda tus camisetas de manera vertical

Lo usual es acomodarlas horizontalmente, una encima de otra, pero un modo más práctico y efectivo de hacerlo, es colocarlas verticalmente en los cajones, la una detrás de la otra. Esto nos brinda mucho más espacio para seguir organizando la ropa, deja cada una de ellas a la vista y se pueden sacar sin riesgo a desordenar las demás.

Haz una limpieza a fondo de tu casa

La manera más efectiva de evitar la desorganización, es deshacerte de todo lo que ya no utilizas y que solo estás acumulando. Puede ser una experiencia complicada pero necesaria si quieres tener una vivienda más limpia y organizada. Las cosas que no necesites las puedes donar, regalar o vender si aún están en buen estado. No te detengas a pensarlo mucho: si ya no lo usas, ni lo has sacado en mucho tiempo, deshazte de él.

Añadir comentario