El aceite del árbol del té: Un aceite para mil remedios

Uno de los ingredientes naturales que más popularidad ha adquirido en los últimos años, es el aceite de árbol del té, un remedio muy utilizado en tratamientos cosméticos y también para tratar diversas dolencias del organismo. El mismo es conocido por disfrutar de diversas propiedades que lo vuelven un candidato perfecto a la hora de procurar la salud y prevenir diversos malestares.

El aceite del árbol del té

Este aceite derivado de las hojas del árbol australiano Melaleuca Alternifolia, es de lo más versátil y puede emplearse con éxito de las siguientes maneras:

Tratando las imperfecciones que provoca el acné. Basta con diluir una gota de aceite de árbol del té con 5 gotas de aceite de hammamelis en 10 gotas de agua, para crear un tónico capaz de secar barritos y espinillas en el cutis.

Combatiendo el pie de atleta. Unas 10 gotas de aceite de árbol del té con otras 10 de aceite de romero en una tina con agua caliente, componen un baño delicioso y muy efectivo en contra de este mal tan desagradable.

Aliviando la pitiriasis. Este trastorno de la piel, caracterizado por la irritación de algunas zonas, puede tratarse frotando suavemente un remedio conformado por una cucharada de aceite de árbol del té en un vaso de agua limpia.

Repeliendo a los mosquitos y otros insectos. Mezclando 5 cucharadas de agua con 10 gotas de aceita esencial de limón y otras 10 aceite de árbol del té, se consigue un repelente fantástico para mantener a los bichos a raya.

Removiendo las cutículas de las uñas. Si las tuyas son muy gruesas y te molestan, puedes suavizarlas para empujarlas o removerlas, aplicándote un poco de este aceite en ellas, con ayuda de un algodón.

¿A qué no conocías todos estos modos de uso del aceite de árbol del té? Son muy prácticos.

Añadir comentario