Haz esto en casa y tus toallas estarán más suaves

No hay nada más delicioso que secarse con una toalla suavecita después de cada baño, o eso hasta que se ponen ásperas después de tanto uso y entonces salir de la regadera se convierte en un suplicio. Tú puedes hacer algo para que tus toallas se conserven tan delicadas y esponjosas como al principio.

Haz esto en casa y tus toallas estarán más suaves

Y es que en realidad, hay muchos factores que las pueden endurecer de los que no nos damos cuenta, empezando por los detergentes y suavizantes, muchos de los cuales en realidad, contienen silicona y lubricantes que a la larga endurecen la tela. También tienen que ver los minerales que se encuentran adheridos al agua de la lavadora y el planchado con demasiado calor. Ni hablar de dejarlas secando al sol sin airearlas al terminar.

Todo esto endurece las fibras de una toalla, pero esto dejará de ser una preocupación si pones en práctica alguno de los trucos siguientes:

1.- Dile no a los suavizantes químicos. Si piensas que son tu mejor opción para ablandar las toallas, mejor date cuenta de que no es así. El suavizante tiene compuestos que dificultan la absorción correcta del agua.

2.- Ni te excedas con los detergentes ni con el jabón. Al igual que con el suavizante, sus químicos pueden hacer más áspera la tela con la que te secas, pero sabemos que son indispensables para la limpieza.

3.- Coloca un poco de limón y vinagre sobre tu toalla antes de cada lavado. Con un chorro de vinagre y otro de limón, puedes hacer un prelavado en frío, que mejorará su tacto. Del olor no te preocupes, porque desaparece en la lavadora.

4.- Agrega algo de vinagre y amoníaco en la lavadora. Mientras tus toallas y otras cosas se lavan, añade estos dos ingredientes que impiden que el detergente se pegue con tanta fuerza.

Añadir comentario