Esto es lo que pasa cuando pones a hervir agua y gel de ducha. Te gustara su resultado

El momento de bañarse puede ser un instante muy relajante, pero también el más odioso para los niños pequeños. Es por eso que la manualidad que te vamos a mostrar a continuación, puede ser la solución perfecta para que ellos se metan en la ducha sin rechistar o bien, para que tú te la pases mejor cuando te estés lavando.

Esto es lo que pasa cuando pones a hervir agua y gel de ducha

Se trata de hacer divertidos jabones de colores a base de gel, que además de ser preciosos, son todo lo que necesitas para volver la hora del año más divertida.

Ingredientes

Estos son los ingredientes que vas a utilizar:

  • 1 taza de agua destilada
  • 1 sobre de gelatina
  • ½ taza de tu gel de ducha preferido
  • Colorante para jabón (opcional)
  • Moldes para darle a tus jabones la forma que quieras (también puedes usar para hacer cubitos de hielo)

Instrucciones

El colorante para jabones es inofensivo y lo puedes encontrar disponible en muchos tonos.

  1. El primer paso es poner a hervir el agua destilada en una pequeña olla. Cuando dé el primer hervor, añade la gelatina y revuelve.
  2. Agrega el gel de ducha a la mezcla anterior, siempre cuidando que los tres ingredientes se mezclan perfectamente.
  3. En este punto, puedes añadir un poco de colorante. Hazlo con moderación, ya que es un pigmento fuerte y si te pasas, puede quedar un color más intenso de lo que querías.
  4. Vuelve a revolver y en cuanto la mezcla esté lista (debe quedar como gelatina), ya solo tienes que verterla en los moldes que escogiste.
  5. Mete tus moldes a enfriar al congelador y espera a que se solidifiquen. Luego estarán listos para usarse.

¡En verano no hay nada mejor para refrescarse! Puedes probar con distintas formas hasta obtener tus jabones soñados y verás que fácil se deslizan por la piel cuando se mojan.

Añadir comentario