Las patatas aumentan el riesgo de hipertensión

Es un hecho que a todos nos gusta comer patatas, ya sea hechas puré, hervidas, al vapor y sobretodo fritas. Nunca pueden faltar a la hora de la comida en muchas partes del mundo, pues son el complemento perfecto para cualquier comida. No obstante, se ha descubierto que su consumo en exceso puede ser peligroso para salud. Nadie lo sospecharía, de un tubérculo que supuestamente es muy sano y nutritivo.

Las patatas aumentan el riesgo de hipertensión

Fue la doctora Lea Borgi, quien trabaja en el Hospital Brigham de Mujeres, la que descubrió esta asociación después de estudiar los datos de más de 187,000 hombres y mujeres que se habían incluido en algunos estudios médicos de Estados Unidos.

Dos de ellos se remitían al estado saludable de las enfermeras y el tercero a la del resto de profesionales de la clínica.

Después de examinar las encuestas e historiales clínicos, investigadores tanto del mencionado hospital como de la escuela de salud pública de la Universidad de Harvard, llegaron a la conclusión de que comer cuatro porciones de patatas por semana o más, puede derivar en un riesgo mucho más alto de padecer hipertensión. Y esto incluso si sólo están hervidas o machacadas.

Sin embargo, en el caso de las patatas fritas las posibilidades subían más rápido hasta en un 17%.

Y es que, a pesar de que sean bastante nutritivas, no hay que olvidar que las patatas tienen un alto porcentaje de almidones y un índice glucémico mayor al de cualquier otro vegetal, algo que significa que pueden elevar el nivel de azúcar en la sangre si no se tiene cuidado con su consumo.

Es por ello que los expertos recomiendan tomar tan solo dos o tres porciones a la semana, prefiriendo el consumo de vegetales verdes, semillas y aceites saludables para poder sustituirlas de vez en cuando.

Añadir comentario