¿Por qué duele tanto cuando nos cortamos con una hoja de papel? Estas razones te sorprenderán…

Hay lesiones que podemos resistir con más facilidad de la que imaginamos, como un golpe en el brazo o incluso un raspón. Por eso es increíble ponernos a reflexionar y darnos cuenta de que en realidad, algo tan simple como el corte que provoca una hoja de papel puede transformarse en lo más doloroso. Y es que este daño tan pequeñito, puede arder como los mil demonios.

¿Por qué duele tanto cuando nos cortamos con una hoja de papel?

¿Cómo es que algo que parece tan insignificante puede provocar tanto daño? Según una investigación que se llevó a cabo en la Universidad de California, hay tres razones esenciales para que esto ocurra:

  • Aunque parezca que el borde de una hoja es perfectamente liso, lo cierto es que en él existen filos dentados que son imperceptibles a la vista, por lo cual equivaldrían a una sierra diminuta. Esto hace que prácticamente desgarren la piel cuando entran en contacto con ella.
  • Las puntas de los dedos son mucho más sensibles de lo que piensas. En ellos hay muchas terminales nerviosas que nos sirven para explorar el mundo por medio del tacto. Por ellos podemos conocer mejor los objetos y cuando otros sentidos, como el de la vista o el oído, fallan, se encargan de suministrarnos más información acerca de lo que nos rodea.
  • Es debido a esto también, que algo tan simple como una hoja de papel puede perforar la piel lo suficiente como para entrar en contacto con las terminales nerviosas que ocasionan dolor. Por suerte no puede llegar tan profundo como para ocasionar una hemorragia severa, lo que le da tiempo a la sangre de coagular adecuadamente y cicatrizar estos pequeños cortes.

A pesar de todo, es recomendable usar un curita en cualquier herida que te hagas de este modo. La crema de manos también ayuda en la regeneración de la piel.

Añadir comentario