Por qué escuchar música triste nos hace felices

Sabemos bien que la música es algo indispensable en la vida de todas las personas, sin importar cuales sean sus artistas o géneros favoritos. No obstante cuando se trata de humor, pasa algo excepcional que casi nadie puede explicarse pero con lo que seguro te identificas.

Por qué escuchar música triste nos hace felices

A menudo, las canciones tristes que forman parte de nuestro repertorio son las que terminan haciéndonos sentir mejor, no importa si es un día lluvioso en el que nos apetece escuchar algo melancólico o si acabamos de terminar con alguien y necesitamos distracción.

¿Por qué es la música triste precisamente la que más nos sube el ánimo? Según la ciencia, hay dos explicaciones plausibles para esto.

La primera nos llega desde el punto de visto psicológico. Escuchar que hay alguien que ha tenido un momento peor que el nuestro, irremediablemente nos ofrece confort, tranquilidad y hasta algo de optimismo. Por otro lado, siempre es más fácil salir adelante cuando tenemos un punto de referencia con el cual identificarnos, como las canciones que hablan de experiencias difíciles.

La segunda explicación es más científica e indica que la música de este estilo podría estimular la hormona prolactina, una sustancia directamente ligada a las glándulas mamarias y la producción de leche materna. No obstante, también se ha descubierto que la misma interviene en la disminución del dolor.

También hay que tener en cuenta las reacciones químicas que se producen en el organismo. La música puede ser tan liberadora como recurrir a otros escapes para escapar de las situaciones difíciles (llámense comida, drogas, alcohol, etc.), y desde luego mucho más constructiva, ya que en general estimula la liberación de dopamina, la cual sabemos que tiene mucho que ver con los estados de euforia y alegría.

Así que ahora lo sabes, ¡no tengas miedo de disfrutar tanto de tus canciones tristes!

Añadir comentario