¿Por qué nos gusta andar cada vez que hablamos por teléfono?

Una situación que es muy común cuando hacemos y recibimos una llamada, es la de ponernos a andar al mismo tiempo que andamos; incluso pasa que no podemos quedarnos quietos aunque el teléfono no sea inalámbrico. Seguro que tú ya te has dado cuenta de esto cada vez que hablas por el celular.

¿Por qué nos gusta andar cada vez que hablamos por teléfono?

¿Por qué siempre que hacemos esto tenemos que estar caminando o dando vueltas? Es una pregunta que ciertamente, muchas personas se han hecho y que tiene una respuesta simple.

De acuerdo con algunos estudios publicados en el Journal Experimental of Psychology, este leve ejercicio podría ser clave a la hora de pensar mejor al hablar por lo siguiente:

Es bueno para organizar las ideas. Se sabe que caminar despeja mucho la mente y eso es ideal cuando tienes que pensar que decir; especialmente si estás hablando con alguien importante como tu jefe, tu pareja o tu madre.

Ayuda a la hora de resolver problemas. El movimiento también tiene la particularidad de obligarnos a pensar mejor y más rápido, a fin de poder encontrar una solución a algo que nos molesta.

Es efectivo para mantenerte tranquilo. Suena contradictorio, pero lo cierto es que moverte también es de ayuda para paliar el estrés, que puede dificultarte la toma de decisiones o hacer que obedezcas a tus impulsos.

Tienes que saber además, que se ha demostrado también que el ejercicio físico es determinante si se trata de mejorar nuestras habilidades cognitivas. La habilidad matemática por ejemplo, se refuerza de manera genial cada vez que subes escaleras. Si giras a la derecha sumas mejor y si lo haces a la izquierda, descubrirás que se te facilitan más las restas.

Así que ya lo sabes, si la próxima vez que estés hablando por teléfono empiezas a andar mucho, ¡mejor no te detengas!

Añadir comentario