¿Por qué nos quedamos sin aire cuando subimos las escaleras?

Una situación bastante común (y en especial cuando no estás en forma), es que a la hora de subir una escalinata puedes llegar a quedarte sin aire y muy cansado. Te cuesta respirar y puedes demorarte segundos, hasta minutos en recuperar por completo el aliento. Esto puede convertirse en una situación molesta, si en tu trabajo o en el sitio donde vives (en caso de los departamentos), no hay elevadores o están descompuestos.

¿Por qué nos quedamos sin aire cuando subimos las escaleras?

Pero no te apresures a detestar el simple hecho de subir escaleras. En realidad, esta simple actividad es de lo más recomendable para tu salud y también si quieres bajar de peso.

La razón de que nos falte el aire cada vez que subimos escalones es de lo más sencilla. Cada vez que hacemos esto, estamos obligando a nuestro cuerpo a dejar de reposar o llevar a cabo un movimiento tranquilo (como caminar), a desempeñar una actividad que requiere una mayor cantidad de oxígeno. El solo hecho de subir escalones hace que tu organismo también vaya más rápido y que tu corazón bombee más sangre a todas tus extremidades.

Cuando inhalas y exhalas el aire de tus pulmones, tu propio cuerpo se pone a regular este proceso con tal de mantener todos los músculos en funcionamiento.

Otra de las ventajas de usar más a menudo las escaleras, como se mencionó al principio, es que es una de las más recomendables acciones para adelgazar. Piensa que el subir varios escalones es algo en lo que se gastan más calorías de las que piensas.

Al día o al mes, esto puede traducirse en una saludable pérdida de hasta un kilo si acostumbras moverte mucho en la casa o el trabajo. ¡Una gran alternativa si no eres muy fan de ir al gimnasio o salir a correr!

Así que ya sabes, no digas no a las escaleras.

Añadir comentario