¿Por qué se producen los calambres? Así puedes prevenirlos y aliviarte

Los calambres son sumamente comunes y son muy molestos e incluso dolorosos. Estos se producen cuando uno o varios músculos se contraen de forma involuntaria y no se pueden relajar, lo que termina por provocar dolor que puede ser muy leve o muy intenso.

¿Por qué se producen los calambres? Así puedes prevenirlos y evitarlos

La zona más común en la que se presentan los calambres es en la zona posterior de la pierna o del muslo, aunque también pueden presentarse en los brazos, los pies y en otros grupos musculares que se tensan. La sensación de tensión y rigidez es muy incómoda y desaparece de un momento a otro. Aunque generalmente duran 1 minuto o menos, algunas personas experimentan calambres realmente largos en el músculo afectados e incluso a sus alrededores.

Debes de saber que los calambres son considerados como un problema benigno a pesar de que son dolorosos, pero de cualquier forma muchas personas prefieren evitarlos, especialmente durante la hora de sueño o cuando se está haciendo ejercicio o alguna jornada importante que necesite que estemos en constante movimiento.

Con el objetivo de ayudarte, a continuación hablaremos sobre las causas que producen un calambre y sobre lo que puedes hacer para deshacerte de ellos.

¿Por qué se producen los calambres?

En realidad hay varios factores que pueden ocasionar un calambre, como sería el caso del sobreesfuerzo físico, la edad. menstrual o incluso el embarazo. Pero la razón más común es cuando se interrumpe la oxigenación en los músculos, provocando una pérdida excesiva de sales minerales, proteínas y fluidos.

¿Cómo se pueden tratar los calambres musculares?

Existen varios remedios para solucionarlo. Si te dan calambres con bastante frecuencia debes de incrementar tu consumo de agua, ya que esto mejorará notablemente el transporte de oxígeno a las células.

Hacer ejercicios de calentamiento y estiramientos es muy importante, ya que así activamos el sistema nervioso central que envía señales inhibitorias para calmar la dolencia al mismo tiempo que activamos y relajamos los músculos

Tu alimentación también es muy importante, tener una dieta rica en vitamina E, B12, ácido fólico, magnesio, potasio, hierro, calcio y niacina es muy importante.

Añadir comentario