¿Qué pasa cuando te aplicas miel y aspirina en el rostro?

El sueño de todos es tener un rostro limpio y libre de imperfecciones; algo que puede ser complicado si tienes un cutis graso y con tendencia al acné. Si bien hay un montón de productos y tratamientos que nos pueden ayudar a combatir este problema, la mayoría de ellos pueden resultar un poco costosos si no tienes mucho presupuesto. Por eso la mejor alternativa son los remedios naturales, como esta eficiente mascarilla de miel y aspirina que hace maravillas en la cara.

¿Qué pasa cuando te aplicas miel y aspirina en el rostro?

Esta mezcla no solo es genial para exfoliar la piel, sino que también retira todas las células muertas del rostro y ayuda que el cutis se regenere, dejándolo más suave y reduciendo el exceso del sebo acumulado en los poros.

Ingredientes

Necesitas solamente los ingredientes a continuación para prepararla:

  • 2 cucharadas de miel de abejas orgánica
  • 4 aspirinas
  • 5 gotas de aceite de vitamina E
  • 1 cucharada de agua

Instrucciones

La vitamina E en realidad es opcional; si sientes que tu cutis es demasiado graso puedes excluirla de la preparación.

  1. Pon las aspirinas en un mortero y muélelas hasta que te quede un polvo lo más fino posible, no debe tener grumos grandes.
  2. Añade la cucharada de agua y mezcla ambas cosas hasta obtener una pasta homogénea y consistente.
  3. Agrega la miel de abejas y vuelve a revolver. Te quedará una especie de mascarilla con pequeñas partículas de aspirina.
  4. Como último paso, incorpora la vitamina E y revuelve una vez más antes de usar la mezcla.

Debes aplicártela en el rostro recién lavado y seco, efectuando un masaje de 3 minutos y dejándola hacer efecto por otros 10. Al finalizar enjuágate con agua templada y aplícate tu crema o tónico para hidratar.

Puedes repetir esta rutina hasta tres veces a la semana para ver cambios satisfactorios.

Añadir comentario