Una vez que leas esto jamás volverás a tirar esta parte de la banana

El plátano o la banana es una de las frutas más populares y consumidas en muchos países del mundo, ya que además de ser muy deliciosa y económica, tiene muchas propiedades que la hacen una excelente opción para nuestra salud.

Una vez que leas esto jamás volverás a tirar esta parte de la banana

Esta fruta se caracteriza por tener altos niveles de hidratos de carbono, lo que la convierte en una gran fuente de energía, además de que está compuesto por 3 tipos de azúcares que se ven compensados con su bajo contenido de grasa y su alto contenido de fibra, ayudando a regular y mejorar la absorción de sus azúcares.

Aunque tal vez no pienses mucho en eso, el plátano aporta bastantes beneficios para nuestra salud, tanto física como mental, ya que estudios recientes han comprobado que la gente que está deprimida se siente mejor después de comer un plátano, ya que se cree que su triptófano se convierte en serotonina al entrar a nuestro cuerpo.

Consumir plátanos puede ayudar a prevenir las úlceras gástricas y además puede proteger la mucosa intestinal. Estudios han demostrado que su poder protector combate la gastritis y previene las úlceras estomacales, además de que estimula la digestión.

Gracias a que los plátanos aportan altos niveles de hierro se recomienda para las personas que sufren de anemia, ya que ayuda a la formación de hemoglobina en la sangre. Asimismo es una estupenda opción para reducir la presión arterial, ya que tiene niveles bajos de sodio y es muy rico en potasio.

Al igual que con la mayoría de las frutas, su cáscara es subestimada, pero en realidad no deberías de deshacerte de su cáscara sin aprovechar sus grandes beneficios. La cáscara es muy buena para cuidar la piel, además de que es excelente para calmar el ardor o la molestia de las picaduras de insectos. Solo debes de frotar la cáscara en la picadura y listo.

Su cáscara hace un buen trabajo al eliminar las arrugas y el acné de la piel. Lo único que necesitas es una cucharada de cúrcuma, sal, dos cucharadas de aceite de coco, media cucharada de semillas de mostaza, dos cucharadas de coco rallado, el jugo de 1 limón y 4 cáscaras de banana. Ahora debes de hervir las cáscaras en agua con sal junto con la cúrcuma. Calienta las semillas de mostaza en un sartén y después agrégalas a la mezcla. Después de 5 minutos agrega el jugo de limón.

Añadir comentario